Hierro Quina, el aperitivo que prometía curar los males

/, PORTADA/Hierro Quina, el aperitivo que prometía curar los males

Hierro Quina, el aperitivo que prometía curar los males

Por Leandro Vesco

“El hierro Quina Bisleri es mi tónico preferido, a él debo mi salud y mi fuerza”, encomillaba una publicidad  de principios del siglo XX, se podía ver a un luchador musculoso, tomando una copa del aperitivo. “Hierro Quina Bisleri, la fuerza viva que todo lo avasalla”, refería otra, en este caso un hombre escarmentaba a otro, en forma correctiva, tirándolo al piso. Nacido en Italia en 1887, como un tónico para “deportistas y reconstituyente de la sangre”, a base de citrato de hierro y quina e introducido en Argentino por José Peretti. De gran aceptación nacional, formó parte de una lista de aperitivos que nacieron como medicinas y que los médicos avalaban para tratar distintos males.

“Hierro y quina, dosificados científicamente, para lograr el triple estímulo que el corazón, el cerebro y la red nerviosa requieren; esto es el FERRO QUINA BISLERI”, así lo definía una nota en Caras y Caretas. La historia comienza en Milán, Felice Bisleri fue un “famoso” empresario, inventor y químico que “luego de largos estudios” dio con la fórmula. Fue todo un personaje. Obtuvo la medalla de plata de valor militar por su lucha en la batalla de Bezzecca.

Su empresa también hizo el agua mineral “Nocera Umbra” y el “Esanofele”, una medicina a base de quinina, hierro y arsénico, que fue muy eficaz para combatir la malaria. En estos días la quinina volvió a la consideración social como uno de los posibles antídotos contra el coronavirus, aunque la droga que se está estudiando es la cloroquina, un compuesto químico sintético, que se usó  partir de 1920 como una fórmula mejorada de la quinina.

En 1893, ya en Buenos Aires, José Peretti  introduce la “Hierro Quina” (originalmente se la conoció como Ferro Quina), en sociedad con César Pestagalli. Apoyado con una fuerte campaña publicitaria, el aperitivo –avalado por reconocidos médicos y figuras del deporte- tuvo una gran aceptación.

Debido al éxito de la “Hierro Quina Peretti” el gobierno de Italia “por hacer conocer e introducir los productos italianos en esta Gran República” le concedió en 1914 el título Cavaliere dell’ordine al mérito del lavoro. “Es incalculable la cantidad de Ferro Quina que desde más de 40 años la casa Peretti ha importado. Millones de cajones…” cita el artículo de Caras y Caretas. El mercado no parecía tener techo para alimentar a los consumidores. La Hierro Quina compitió con Pineral, Hesperidina, Lusera y Amargo Obrero, todos tuvieron su público.

La Hierro Quina se publicitaba como un reconstituyente de la sangre. “Aperitivo higiénico, es golosina y medicina” Se aconsejaba tomarlo en cualquier momento del día, antes de las comidas, solo, con agua mineral, con cola o soda. Cada litro tenía –según su fórmula original- tenía 5 gramos de hierro disuelto “asimilable al cuerpo humano”. El slogan que se usó fue: “Queres salud?: tomá el Hierro Quina Bisleri”, las palabras acompañaban a la figura de un león rugiendo. El gran felino se convirtió en un símbolo del aperitivo.

La fábula histórica de Fedro se refiere a la alianza que el rey de la selva pretende tener con tres animales de menor porte para dedicarse a la caza, y así tener mejores chances de obtener una mejor presa, cuando la obtienen, el león la dividió en cuatro porciones. “Yo tomo la primera porque me llamo León, la segunda porque soy más fuerte, la tercera porque me corresponde, y quien se atreva a tomar la cuarta, la pasará muy mal”, el aperitivo y su impronta vigorosa tomaron la imagen de ese león para representar la fortaleza de su poderosa fórmula.

La quina (Cinchona officinalis), árbol nacional del Perú, fue muy usada en muchas recetas médicas que luego derivaron en aperitivos o bebidas espirituosas, como el Jerez Quina. En general, la quina fue asociada con el efecto reconstituyente para la salud. La creación de Bisleri le dio un papel relevante. Es una especie de árbol originario de América del Sur que se encuentra en la selva lluviosa de Amazonia. Su corteza, que es denominada quina o quinaquina, posee amplias cualidades medicinales, al igual que otras especies del género Cinchona.

Durante la primera mitad del siglo XX, los aperitivos eran apoyados por médicos en publicidades que marcaron un estilo. Así, la “Hierro Quina” fue uno de los productos que más usó esta estrategia de venta. “Me es grato certificar que he experimentado el Hierro Quina Bisleri, considerándolo como un buen elixir tónico, estimulante, pudiendo tratarse con él las enfermedades que traen perdida de fuerza notable para su restauración”, reza un médico en una de estas publicidades. En otra dos soldados se hallan en acción de desconcentrar la tropa, están cansados. Uno lo inquiere: “Ta bueno, y luego dirán que somos unos tilingos”, su compañero le contesta, con pesadumbre: “Peor no podíamos haberlo pasado, si a lo menos nos hubieran dado Hierro Quina Bisleri!”.

“Tengo la satisfacción de manifestarle que he usado su específico “Hierro Quina Bisleri” en diferentes casos de cloroanemia y debilidad muscular por excesos juveniles o trabajos excesivos, habiendo obtenido en todos el más completo resultado pues tiene la ventaja, además de reunir los dos más poderosos tónicos hasta hoy conocidos, de ser perfectamente asimilable y tolerado por los estómagos más débiles y delicados”, argumentaba el Dr. Manuel Cisneros.

El artículo de Caras y Caretas referido a Hierro Quina Bisleri concluye que con todos estas certificaciones médicas el aperitivo “cumple honestamente sus deberes para con sus favorecedores, la progresista razón social vela por la salud pública, satisfaciendo el gusto de los hombres catadores de aperitivos, misión que la honra sobremanera”.

El invento de Felice Bisleri y la idea de traerlo a la Argentina que tuvo José Peretti, están vigentes. La Hierro Quina se continúa produciendo por Licores Argentinos S.A. Los amargos constituyen una alternativa que ha cobrado valor en los últimos años. Como decía una publicidad: “Cupido lo adivina, lo que a usted le hace falta es Hierro Quina”.

PUBLICIDADES DE LA ÉPOCA:

 

Por | 2020-03-30T14:34:39+00:00 marzo 30th, 2020|LA RUTA DEL APERITIVO, PORTADA|0 Comentario

Deje su comentario