La historia de Lusera, el primer aperitivo argentino

//La historia de Lusera, el primer aperitivo argentino

La historia de Lusera, el primer aperitivo argentino

Es mediodía y en Concepción de Uruguay, en la costa oriental de Entre Ríos, un grupo de irredentos parroquianos se acercan a un viejo bodegón para recrear la ceremonia de quebrar el día para tomar un aperitivo. Esta ciudad, cuna de Justo José de Urquiza, a quien se lo recuerda en plazas, calles y monumentos, también dio origen al primer gran aperitivo nacional, “Lusera”, que se afianzó como bebida natural de pulperías, boliches de pueblos y ciudades que lo adoptaron por su “gusto a tierra” y su precio popular.

“Llegaron a venderse más de un millón y medio de botellas al año”, cuenta Juan Clerico, ingeniero químico y copropietario de “Yatay”, un aperitivo que hoy se fabrica en esta ciudad y que intenta rescatar el sabor de “Lusera”, y llenar así el vacío que dejó el cierre de la fábrica que lo producía, cuando su predominio eclipsó a las grandes marcas internacionales que terminaron comprándolo para sacarlo del mercado. “Recreamos una fórmula lo más parecida a la original”, afirma. Todos los mediodías y cuando cae el sol, en el sempiterno bodegón “La Fusta”, una cofradía de hombres trasunta con resignación la realidad, recordando los años dorados cuando tomar un aperitivo “Lusera” era casi una obligación ciudadana. “Lo importante es que la ceremonia continúe”, confiesa Adalberto Sotto, dueño del boliche y detrás de un mostrador que apunta botellas y recuerdos incunables.

Concepción del Uruguay es una ciudad con historia. Ocho monumentos nacionales aploman su importancia para nuestro país. Un inmigrante llegado de Yuguslavia habría de cambiar para siempre la historia de las bebidas aperitivas en Argentina. En 1871 Nicolás Miloslavich tenía intención de ir Asunción (Paraguay), pero por razones climáticas su barco fondeó en el puerto de esta localidad entrerriana, un resfrío lo hizo acercarse a una farmacia, los hilos del destino quisieron que el dueño del comercio sea compatriota suyo y que tuviera una hija, con quien se casó. De su país trajo la afición por la ceremonia del aperitivo.

Trabajó en la farmacia y en 1899 creo la fórmula que lo depositaría en la historia, usando flores, tallos y hojas de plantas nativas, tales como lucera, marcela y araya. Así nació el “Gran Aperitivo Argentino”, que luego llamó “El Paisano”, para modificarlo definitivamente en 1913 por “Lusera”, rindiendo homenaje a la planta que le daba su sabor inconfundible. La “yerba lucera” (Pluchea sagittalis) crece en forma silvestre en el monte entrerriano, siempre se la usó en el mate o en forma de té por sus virtudes digestivas, pero también sedantes. “Algunos le atribuyen efectos alucinógenos”, agrega Esteban Corazza, cineasta local que investigó el tema. “Se lo publicitaba como el primer aperitivo argentino”, afirma el historiador entrerriano Rubén Bourlot.

En 1864, el inmigrante norteamericano Melville Sewell Bagley creó en el laboratorio de la Farmacia “La Estrella” (aún activa, en la porteña esquina de Adolfo Alsina y Defensa), una bebida de reconocidas virtudes tónicas, “Hesperidina”, cuya fórmula se convirtió en la primer marca registrada del país. “Lusera fue más federal, su fortaleza estaba en que venía del interior”, reconoce Paul Herrmann, Brand Manager del grupo Cepas Argentinas, actual dueño de la marca Lusera. “Hesperidina tuvo más relevancia en la ciudad y Lusera fue más federal”, resume para explicar las dudas del origen compartido del primer aperitivo nacional. El grupo en la actualidad es dueño de ambas marcas.

Entre Ríos, a principios del siglo XX no estaba conectada por puentes y el Túnel Subfluvial (que une Santa Fe con Paraná) no existía, por lo que los vinos que venían desde la zona cuyana eran costosos, y los que se conseguían regionales, malos. “Lusera fue a la mesa como el vino”, aclara Clerico. Pronto Lusera se impuso de una forma categórica, creciendo de tal forma que en la década del 40 llegó a producir anualmente 1.500.000 de botellas, llegado a emplear a 110 familias. La fábrica fue el centro económico y social de Concepción del Uruguay, pero también produjo una revolución en la región. “Fue una bebida proletaria, que estaba en un discreto segundo plano en los bares del centro”, recuerda Javier Muñiz, dueño de una pizzería en la peatonal uruguayense. “Salían los vagones cargados hacia el norte, Buenos Aires y el litoral”, afirma Carlos Guinsel, el otro propietario de “Yatay”, el aperitivo recuperado.

El yugoslavo Miloslavich había creado un imperio. Atahualpa Yupanqui, en su paso por Entre Ríos deja asentado: “Frente a una pequeña mesa, (un paisano) sirvió un poco de Lusera, la tradicional bebida”, tal cual se lee en una crónica publicada en El Diario de Paraná. En Concepción del Uruguay, Lusera S. A. anexó una fábrica de soda y otra de hielo, una rareza para 1930. “Colgaron una barra de hielo en la plaza del pueblo y la gente así lo conoció”, comenta el Lic. Raúl Abramovich, el último gerente que tuvo “Lusera”. En 1917 llegaría la consagración mundial, obteniendo el primer premio en categoría “Aperitivo” en la Exposición Internacional de Milán.

En 1947, el hijo de Nicolás –que integraba la Sociedad- se separa y crea “Marcela”, un aperitivo que mejoró la fórmula de “Lusera”, afianzando aún más la fidelidad de un público que la adoptó con un compromiso cercano a la religión, también oscuro y untuoso, este aperitivo fue ligeramente más dulce. Se lo tomaba con soda, o con “La N°1” ó “la sidrita”, una gaseosa local hecha a base de cáscaras de naranjas. Ambos aperitivos con devotos bien diferenciados. “El que tomaba Lusera, no tomaba Marcela”, resume Corazza quien filmó un documental que testimonia estos hábitos. “Se la llamó la bebida de los locos, porque se comenzó a rumorear que provocaba alucinaciones”, completa.

El mito llegó desde el campo, se decía que las vacas que comían lucera o marcela andaban a los tumbos. “En el hospital era común ver alunados por Marcela”, agrega. “La piel se te volvía oscura”, agrega Adalberto, detrás del mostrador. Mito o realidad, la respuesta parece estar en los terpenos (aceites esenciales) de estas hierbas. “Lusera” además fue hacedora de otras bebidas de gran trascendencia, como el Amargo Obrero y la Caña Palanca.

El crecimiento de “Marcela” fue exponencial, llegando a comprar a la propia “Lusera” en 1992, el año siguiente Cepas Argentinas, atentos a esta expansión, decide comprar Sibsaya S.A., quien fabricaba los dos aperitivos entrerrianos, sacándolos del mercado. El sueño, se terminó. Sin embargo, no todo estuvo perdido, en 1996 se unieron Clerico y Guinsel, dos ex trabajadores de Marcela y rescatando una fórmula semejante a la original, crearon el aperitivo “Yatay”, que se produce en la vieja fábrica de “Lusera”. Hacen 10.000 botellas al año y abastecen al mercado local. “Lo hacemos para que no se pierda la tradición”, repite Clerico. Aunque los tiempos han cambiado, el hábito sigue existiendo.

Los aperitivos que marcaron la historia de esta localidad –y que recorrieron todo el mapa nacional- fueron absorbidos por la empresa que tiene el portfolio de bebidas de este tipo más importante del país. “El aperitivo no va a cambiar, es la juntada entre amigos, está en el ADN de los argentinos”, reflexiona Herrmann. “Nos queda el orgullo de haber sido cuna de esos aperitivos”, concluye Gustavo Kobylanski, habitué de “La Fusta”, monumento vivo de una ceremonia que resiste a desaparecer.

Texto y fotos: Leandro Vesco

Fuente: La Nación

Por | 2019-10-15T22:56:24+00:00 octubre 15th, 2019|PORTADA|0 Comentario

Deje su comentario